“Es importante que ARPHO fomente la cooperación con organizaciones extranjeras”

10/11/2015

ARPHO_Alberto_Gonzalo_HCC

Entrevista a D. Alberto Gonzalo Carracedo, Dr. Ingeniero de Caminos, Socio fundador de HCC y Director general de la empresa.

Considera que “es muy importante” que la Asociación de reparación, refuerzo y protección del hormigón, ARPHO, fomente la cooperación de los potenciales usuarios/clientes finales en sus actividades y que se hermane con organizaciones extranjeras, lo que ayudaría a “intercambiar experiencias sobre nuevos materiales y tecnologías y facilitaría la expansión de las empresas españolas en otros países”.

Además, no está de acuerdo con la máxima de “a menor obra nueva, mayor rehabilitación” ya que cree que “si no ha habido financiación para construir, tampoco para rehabilitar”

Por último, destaca que el el gremio tiene “un gran futuro por delante” que debe girar en torno al “I+D+i, a la salida al extranjero y a la formación del personal”.

 

¿Cuándo y porqué comienza su relación con el refuerzo, reparación y protección de estructuras?

Mi relación con el refuerzo, reparación y protección de estructuras surge durante el estudio de la carrera y al realizar la tesis doctoral sobre refuerzos e impermeabilización de hormigones, sector en el que sigo desarrollando toda mi vida profesional.

 

Por favor, ¿podría presentar de forma breve su empresa?

HCC es un híbrido entre ingeniería y constructora, creada en 1994, muy orientada al cliente, centrada en el mundo de la conservación y refuerzo de todo tipo de estructuras, esencialmente de hormigón.

Inversiones muy fuertes en I+D+i, cuatro importantes Proyectos CDTI conseguidos y numerosas patentes, nos han llevado a ser la empresa líder en la reparación de presas en el mundo.

Tenemos delegaciones en Argentina, Chile, Honduras e Irán y trabajamos además en países tan distantes como Guatemala, Suecia, Francia Italia y Portugal, además de, evidentemente, España.

 

¿Cuáles han sido los principales hitos de la presencia de su compañía en esta actividad?

En España, quizá sean las reparaciones de las torres de refrigeración de tiro natural de las centrales nucleares de Cofrentes y Trillo las más espectaculares por el volumen de obra.

Por su proyección internacional destacaría el sellado de filtraciones de más de 300 l/s de la presa de hormigón de Piedra del Águila en Argentina, con 170 metros de columna de agua, un trabajo de tres años de duración, que se culminó en 2012 y que supuso nuestro lanzamiento internacional.

Somos la única empresa en el mundo capaz de sellar fisuras en presas de hormigón y devolver el monolitismo a la estructura, sin desembalsar, independientemente del caudal de filtración y de la presión del agua.

El resultado son más de doscientas presas reparadas en todo el mundo.

Fuimos los pioneros del sector en conseguir la certificación unificada OHSAS en calidad, medio ambiente y seguridad y salud.

 

¿Qué tipo de trabajos son los que está llevando a cabo su empresa últimamente?

Actualmente, gracias a sendos contratos marco con las principales empresas eléctricas españolas para la ejecución de trabajos de esta especialidad, tenemos un importante nivel de obra en España asegurado en los próximos tres años.

Son importantes también, por su volumen de obra, la rehabilitación de los depósitos de agua de Masquefa, la reparación de cimentaciones de aerogenadores en diversos países europeos o el sellado de fisuras en las presa de Karun 4 en Irán o El Cajón en Honduras, sin necesidad de desembalsar, con presiones de hasta 240 metros de columna de agua.

 

¿Cómo es su relación con ARPHO?

Nuestra relación con ARPHO comenzó en tiempos muy tempranos.

Ya en 2010 pedimos nuestra incorporación, haciéndola efectiva en los primeros días de 2011, y empezando a colaborar inmediatamente.

 

¿Cuáles son para ustedes los principales beneficios de ser miembro de una asociación especializada como ARPHO?

Formamos parte de otras asociaciones profesionales y conocemos, por lo tanto, la importancia de estar agrupados y en contacto permanente con tus afines.

En estas asociaciones, no nos vemos como competencia, sino más bien como potenciales colaboradores.

Sería importante profundizar en la elaboración de guías, posibilidad de otorgar sellos y proponer medidas y sugerencias que puedan llegar a plasmarse en el B.O.E.

Defender la calidad y dificultar el intrusismo deberían estar en el ideario de ARPHO.

 

¿Cuál es su opinión respecto las Jornadas sobre Hormigón de ARPHO?

Las jornadas de ARPHO y sus foros son unas excelentes iniciativas que tiene una doble vertiente.

En primer lugar sirven para darse a conocer a los profesionales del sector y por otro lado, no menos importante, para mantener intercambios técnicos entre nosotros mismos.

Sería importante integrar en ARPHO, como hacen en otras asociaciones, no solamente a las empresas del sector, sino a potenciales usuarios, abriéndose así el espectro y haciendo que la asociación pierda parte de su aspecto gremial y adquiera una dimensión más científico-técnica. Unir a aquellos que tienen necesidades, con los que pueden satisfacerlas, es la forma más fructífera de desarrollo.

Además, deberíamos explorar el hermanamiento con organizaciones extranjeras, lo que nos ayudaría a descubrir nuevos materiales y tecnologías y facilitaría la expansión de nuestras empresas en otros países.

 

¿Qué le diría a una compañía especializada en esta actividad, que esté planteándose el asociarse a ARPHO?

Evidentemente se lo recomendaría a cualquier empresa relacionada con este sector.

Como indicaba en el punto interior, una compañía ya sea necesitada de reparar, conservar o reforzar sus hormigones, o capaz de satisfacer esas necesidades debe estar en ARPHO.

Nuestra fortaleza crecerá si lo hace el número de asociados de calidad.

Insisto en calidad, porque es necesario ser restrictivo a la hora de aceptar nuevas incorporaciones, aunque cada asociación tiene sus propios mecanismos para la aceptación o denegación de solicitudes de adhesión.

 

Todo indica que la rehabilitación ha adquirido protagonismo a raíz de la situación de recesión económica, frente al anterior apogeo de realización de obra nueva. ¿Cómo se está haciendo notar la situación actual al sector de la rehabilitación en general, y del refuerzo, reparación y protección del hormigón y otras estructuras en particular?

La profunda crisis que nos ha venido afectando en el último, casi ya decenio, ha afectado a todos los sectores y, aún cuando se dijo que al no haber nueva construcción, los propietarios de patrimonio de hormigón, tendrían que invertir más en conservar, creo que no ha sido así.

No ha habido dinero para construir, pero tampoco para mantener.

Los presupuestos para todo aquello que no fuera estrictamente imprescindible, se ha reducido dramáticamente.

Exagerando, podríamos decir que sólo se repara aquello que está a punto de caerse.

Esta amenaza para nuestro sector estamos viendo que, en los últimos meses, va dando lugar a más oportunidades.

A medida que, sobre todos las grandes empresas con gran patrimonio estructural de hormigón, van recuperando fuelle económico, van invirtiendo en reparación y, es de esperar vaya saliendo al mercado, todo aquello que no se hizo en años anteriores.

 

¿Dónde reside el potencial de nuestro mercado, en su opinión?

El potencial de nuestro mercado reposa en dos pilares, el primero es el I+D+i, y el segundo la salida al extranjero, que sólo es posible si hemos potenciado el primero.

Si no somos capaces de estar en primera línea en cuanto a formación, tecnología, maquinaria y materiales, seremos colonizados y no podremos exportar.

El tiempo de “que inventen ellos”, deberíamos haberlo enterrado hace mucho.

 

¿Cómo perfilan el futuro inmediato para el gremio?

Tenemos un gran futuro por delante, siempre y cuando ofrezcamos un servicio de primera calidad, que va desde la ingeniería asociada a determinar la etiología de los problemas del hormigón y la redacción de proyectos de reparación, hasta la correcta ejecución.

Sólo invirtiendo en I+D+i y en formación del personal lograremos conseguir el objetivo.

La reactivación del sector, es obvio que va a atraer a nuevos actores y aquí ARPHO debería tener un papel fundamental en la prevención del intrusismo.

 

¿Cuáles son, en su opinión, ahora mismo los principales temas de interés para los profesionales como usted, especializados en refuerzo, reparación y protección de hormigón y otras estructuras, y cómo puede ARPHO ayudar a ello?

Voy a elegir tres entre los principales temas de interés y en los que ARPHO puede y debe jugar un papel decisivo.

Por un lado, el contacto con asociaciones afines, esencialmente extranjeras, que facilite a nuestros asociados tanto la importación como la exportación de conocimientos de todo tipo.

En segundo lugar, ofrecer charlas sobre posibilidades de obtención de ayudas para I+D+i, tanto españolas como de la UE.

Y por último, incorporar a ARPHO a los grandes tenedores de patrimonio de hormigón.

 

Enlaces