El 74% de los españoles considera que se ha adaptado bien a vivir confinados

18/05/2020

  • Solo un 23% de los hogares con personas mayores ha cambiado sus hábitos de ventilación, lo que podría ocasionar graves perjuicios a su salud si se superan ciertos niveles de concentración de C02
  • Un 10% de los españoles ha adaptado su vivienda para cubrir las nuevas necesidades, como el teletrabajo, el estudio o la práctica de deporte
  • Las soluciones modulares, como los tabiques móviles, permitirían la adaptación de los espacios de la vivienda a diferentes prestaciones

Cuando una gran parte de España se adentra en la Fase I de desescalada, es hora de analizar cómo ha sido nuestra relación con el hogar y cómo han variado nuestros hábitos durante el confinamiento. De acuerdo con el estudio “La salud de tu hogar en tiempos de confinamiento” realizado por el Grupo Mutua de Propietarios y el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE), un 74% de los españoles asegura haberse adaptado bastante bien o muy bien a vivir confinado, aunque esta percepción varía de forma considerable en función de la edad, los habitantes de una casa y sus metros cuadrados.

Sin embargo, aunque en general se ha asumido la nueva situación, el informe desvela que se han cometido algunos errores que pueden influir de forma negativa en nuestra salud, especialmente en los hogares con personas de más de 70 años.

“Este periodo de confinamiento nos ha permitido conocer cómo se encuentran nuestras casas y edificios, y nos ayudará a tomar decisiones que nos permitirán mejorar su habitabilidad en caso de que debamos volver a permanecer en el hogar”, afirma el Director General del Grupo Mutua de Propietarios, Christopher Bunzl.

De acuerdo con el informe, aunque el número de veces que se ventila ha sido prácticamente el mismo antes y durante el periodo de confinamiento -pasa de 1,3 a 1,5 veces al día, sí ha incrementado en 17 minutos la ventilación del hogar durante el confinamiento. Sin embargo, las personas mayores son las que menos han variado sus hábitos de ventilación respecto a antes del confinamiento: 23% frente al 62% de los hogares de 18 a 35 años.

“La calidad del aire interior de las viviendas puede afectar directamente a la salud de las personas que las habitan, especialmente a las más vulnerables, por lo que ventilar adecuadamente tu casa de forma diaria, preferiblemente varias veces al día en periodos cortos de 10 – 15 minutos, que no incidan muy negativamente sobre la inercia térmica de la casa es esencial”, explica Alfredo Sanz, presidente del CGATE.

En relación al grado de adaptación al estado de confinamiento, el informe destaca que, en general, las personas mayores (76%), las viviendas con mayor número de personas (81% si viven más de 6) y los que viven en casas unifamiliares o con más metros cuadrados (95% si es superior a 150 m2), son las que en mayor proporción se han adaptado mejor a vivir en esta situación.

“Durante este periodo nuestra vivienda ha asumido el papel de refugio, poniéndose de manifiesto la necesidad de contar con elementos tan básicos como un correcto mantenimiento del inmueble; que la vivienda sea accesible para las personas con movilidad reducida y que, además, sea sostenible mediante la adoptación de medidas que permitan reducir el consumo energético”, señala Bunzl.

Adaptación de la vivienda.

Aunque el informe recoge un alto grado de adaptación, no todas las viviendas gozan de una adecuada salubridad. Según Alfredo Sanz, “afortunadamente, en esta ocasión la pandemia nos ha sorprendido en primavera que es la estación más benigna del año. Pero si vuelve a suceder en invierno o en pleno verano la percepción sería muy diferente, ya que nuestro parque edificado no está preparado para ser habitado en condiciones extremas”.

De hecho, el número de viviendas construidas en España está cerca de los 26 millones, y de ellas más 8 millones son absolutamente ineficientes energéticamente, debido a que se construyeron bajo unas normativas y estándares anteriores a la primera normativa que regulo el aislamiento y eficiencia energética de los edificios, la NBE-CT-97.

Para adaptarse al estado de confinamiento, un 10% de los españoles ha realizado modificaciones o adaptaciones en sus viviendas para poder cubrir las nuevas necesidades. Los dormitorios (50%) y los comedores (45%) son los espacios más polivalentes para acoger nuevas funciones, entre las que destaca el teletrabajo (65%), seguido de los estudios (36%) y la práctica de deporte (31%).

En este sentido, Sanz asegura que “es necesario que empecemos a plantearnos ciertas soluciones modulares que den respuesta a las nuevas necesidades y permitan sectorizaciones que hagan posible la adaptación de la vivienda a otras prestaciones, como el teletrabajo entre otras. Es posible diseñar sistemas modulares, tales como tabiques móviles, que permitan crear espacios diferenciados lo largo de la jornada en función de las necesidades de los habitantes de las viviendas, por ejemplo compartimentado las zonas de estar para conseguir mayor independencia, y abriéndolas cuando de lo que se trate sea de disfrutar de tiempo en familia”.

Entre los perfiles que han tenido que realizar modificaciones o adaptaciones de espacios en mayor proporción destacan las personas más jóvenes (23% vs 0 en el caso de los mayores de 70 años), los hogares con más de 6 personas (26% vs 5% si solo reside una persona) y las viviendas de menos de 30 m2 (37% vs 13% de las de más de 150 m2). Los hogares con alguna persona con problemas respiratorios también han sufrido modificaciones en un mayor porcentaje, en este caso por motivos más relacionados a la prevención del COVID-19 (22% vs 7% si no hay personas con problemas respiratorios).

Modificación de hábitos de los españoles

De acuerdo con el informe “La salud de tu hogar en tiempos de confinamiento”, los españoles reconocen haber intensificado algunos hábitos durante este periodo, entre los que destacan los relacionados con la prevención del COVID-19: lavarse las manos (un 88% asegura hacerlo con más frecuencia); limpiar más (55%); ventilar las habitaciones (45%); los hábitos saludables como hacer ejercicio en casa (un 49% hace más ejercicio) y aquellos consecuencia del confinamiento como pasar más tiempo en la cocina (48%).

Asimismo, el tiempo de sueño también ha variado, incrementándose en una media de 23 minutos, hasta alcanzar las 7 horas 45 minutos. Son las personas jóvenes las que admiten dormir mucho más en este periodo de confinamiento (42% frente al 15% de los mayores de 70 años). Asimismo, el tiempo que se pasa en el dormitorio sin dormir también crece hasta las 2 horas y 22 minutos.

 

Ficheros