Servicios en fase de ejecución

Con frecuencia se ha considerado al hormigón armado como un material “eterno”; ya que el hormigón aporta una protección de tipo químico hacia el acero, por su alta alcalinidad y supone una barrera física que aísla a la armadura de la atmósfera. Sin embargo, no es menos evidente el crecimiento número de estructuras que muestran corrosión de su armadura, con las graves consecuencias económicas y sociales que su reparación supone.

Cuando el hormigón se ve afectado por defectos físicos, químicos o mecánicos es necesario realizar intervenciones específicas que ayudan a mantener la funcionalidad del elemento o estructura, por lo que es necesario una adecuada intervención y reparación, así como prever el mantenimiento.

En esta guía se presentan técnicas para la reparación, refuerzo y protección de estructuras de hormigón; técnicas que tienen como objetivo recuperar la integridad estructural de la estructura.

Se da a conocer una metodología que permite seleccionar el método de reparación más adecuado en cada caso, bien sea  mediante técnicas de reparación con la aplicación de morteros especiales u hormigones, reparación de fisuras con resinas, refuerzo de estructuras con materiales compuestos y diferentes posibilidades con el objeto de ofrecer una protección adicional a la estructura frente a los agresivos externos, como son diferentes recubrimientos para el hormigón y el acero, protecciones mediante el uso de inhibidores de corrosión, técnicas electroquímicas preventivas y de reparación.