Servicios de protección

Toda construcción tiene una vida limitada. Su diseño y la calidad de los materiales empleados durante su construcción darán una mayor o menor durabilidad pero nunca evitarán el envejecimiento.

Con la protección y reparación periódica podemos extender el uso del elemento construido, resultando más económico en la mayoría de los casos que agotar su vida útil y reconstruir.

La elección del proceso de protección dependerá del estado del elemento. Se pueden proteger con distintos sistemas como impregnaciones, revestimientos, sellado o inyección de fisuras, recrecidos o sustituciones de hormigón con morteros, re-alcalinización del hormigón, extracción de cloruros, protección de las armaduras, etc.

El diseño del proceso de protección debe ser siempre confiado a empresas especialistas y expertas que serán capaces de entender el problema y buscar la solución idónea entre las técnicas existentes en el mercado.