Hormigón inteligente para infraestructuras más seguras y sostenibles

26/05/2021

  • Este artículo fue escrito por D. David García Sánchez, líder de la Plataforma de Infraestructuras Inteligentes y Resilientes de TECNALIA, para el Anuario 2020 de ARPHO.

El sector de la construcción ha evolucionado de forma lenta, pero segura, focalizándose en dos grandes paradigmas clave: por un lado, la sostenibilidad y por otro, la digitalización, dando respuesta a las tendencias y necesidades del futuro.

La sociedad demanda una mejora continua de los niveles de servicio que ofrecen las infraestructuras minimizando los efectos sobre el entorno.

Concretamente en las infraestructuras del transporte, PWC y Oxford Economics estiman que la inversión anual en carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos a nivel mundial crecerá a una tasa anual compuesta del 5 %, pasando de los 942 millones de dólares anuales de inversión en 2014 a los 1.568 millones de dólares anuales en 2025.

Asimismo, las amenazas propias del tiempo en el que vivimos (cambio climático, eventos extremos, etc) y los modos de deterioro y daños propios de los activos y los materiales de construcción pueden afectar al funcionamiento de la infraestructura y poner en riesgo su operatividad y servicio.

Entre sus múltiples aplicaciones, el hormigón tiene una presencia mayoritaria en las infraestructuras viarias, fundamentales en la vida de las personas y en la actividad económica. Este material es imprescindible en la ejecución de infraestructuras del transporte en general y no es ajeno a las corrientes y tendencias tecnológicas actuales.

Estas nuevas tendencias son las que nos llevan a replantear el hormigón ya no como un material inerte sino como un material que, al dotarle de capacidades, puede auto repararse: en esta línea, un ejemplo de éxito es el proyecto MICROREP. En este proyecto se desarrolló un microconcreto con un sistema de auto reparación basado en un sistema adhesivo epoxi. Asimismo, el hormigón puede embeber sensórica para generar información, mejorar su capacidad resistente, producir energía, que puede ser impreso en 3D… y con posibilidades de extender su vida y sus usos más allá de lo planteado en un proyecto original ofreciendo una radical transformación en cuanto a modelos de negocio.

En TECNALIA apostamos por soluciones avanzadas que mejoran las prestaciones del hormigón, reducen el uso de recursos naturales y por lo tanto su impacto en términos medioambientales, e incorporan nuevas funcionalidades que permiten el desarrollo de nuevas aplicaciones de alto valor añadido.

Enlaces